lunes, 22 de septiembre de 2014

"El temor de un hombre sabio", de Patrick Rothfuss (Crónica del Asesino de Reyes # 2)

Tras un gran gran gran silencio... (no tanto como el de Kote pero casi :P) traigo una reseña :)

Una de un libro que me ha requetegustado, encantado, anonadado, hecho babear y disfrutar como una enana. ¿Todavía no lo habéis leído? Pues no sé a qué estáis esperando xD


Primero, como siempre, la sinopsis:

"Todo hombre sabio teme tres cosas: la tormenta en el mar, la noche sin luna y la ira de un hombre amable."

El hombre había desaparecido. El mito no. Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, trotamundos,héroe y asesino, Kvothe había borrado su rastro. Y ni siquiera ahora que le han encontrado, ni siquiera ahora que las tinieblas invaden los rincones del mundo, está dispuesto a regresar. Pero su historia prosigue, la aventura continúa, y Kvothe seguirá contándola para revelar la verdad tras la leyenda.

¿Qué me decís? ¿No sentís el impulso de abalanzaros sobre este maravilloso libro para devorarlo? 
¿No? ¿Todavía no? Pues veréis cuando terminéis de leer la reseña :P

Es cierto que se trata de un libro largo. Muy largo. 

Pero no se hace para nada pesado, al contrario. No es de esos libros que no PUEDES dejar de leer, es uno de esos libros que no QUIERES dejar de leer.
Me explico: claro que existe un motor para la historia, el más grueso y central hilo conductor. Se trata de un gran misterio envuelto de muerte, terror y sangre. ¿Son los Chandrian reales o no? ¿Conseguirá Kvothe matarlos y vengar a su troupe? ¿Por qué y cómo ocurre que Kvothe termina por desencadenar una guerra? ¿Quién le persigue?
Pero estos grandes interrogantes se van resolviendo poco a poco, lentamente. Gotita a gotita. 

La mayor parte de la novela la llena Kvothe y su inusual y magnífica forma de ser, que nos hace reír, llorar, reflexionar y sentirnos hevir de ira. Él y los personajes que lo rodean, a quienes solo conocemos por lo que vemos a través de los ojos de Kvothe, pueblan la historia con letras minúsculas de la novela; van fraguando y moldeando a nuestro músico, dándole forma a través de golpes y caricias, lecciones y mentiras.

Y esa transformación es tan magistral, la prosa del autor tan adictiva, la mente de Kvothe tan extraña, orgullosa y brillante (y por qué no decirlo, también sexy, Aunque en realidad sea un yogurín de 17 años) que ¡no me ha importado en absoluto que aún faltaran unos cuantos cientos de páginas para dejar caer una pequeña bomba de información!

Os voy a dejar aquí un fragmento para que veáis que ese puntito especial y único de Kvothe sigue tan intacto como siempre.

Me marché. Me gustaría poder decir que fue una salida digna, pero no estaría siendo fiel a la verdad.

Sim también demuestra en esta entrega que es un amigo incondicional, también con su particular sentido del humor.

Sim sonreía, más relajado.
- Muy bien, trato hecho. Pero antes de acudir a la cita, ponte una camisa, Estoy dispuesto a vigilarte toda la noche como si fueras un niño con cólicos, pero me niego a hacerlo si te empeñas en dormir desnudo.

Es un chaval bonachón, ligón incorregible e ineficaz, muy inteligente a pesar de lo que la mayoría de sus compañeros piensan... Es cierto que mete la pata hasta el fondo más veces de las que le gustaría, pero eso no quita para que sea uno de mis personajes favoritos de este universo literario.
Además, en esta entrega las cosas le van un poco mejor en lo sentimental a nuestro rubito... Lo dejo caer :P

Dena, en cambio, nos da unas cuantas sorpresas esta vez. No quiero dar demasiadas pistas, pero algo oscuro la rodea... y a mí me intriga lo mismo que a Kvothe le preocupa (es decir, mucho).
Sin embargo, no por eso deja de haber momentos dulces y románticos en la novela, salpicados del sentido del humor de nuestros peculiares enamorados:

Le ofrecí mi mano como si la ayudara a subir a un carruaje.
- Milady...
Denna me cogió la mano, pero nada más poner el pie en el primer travesaño de la escalerilla, se detuvo.
- Un momento. No lo haces por caballerosidad. Lo que quieres es mirar debajo de mi vestido.
La miré con mi mejor expresión de ofendido y me llevé una mano al pecho.
- Señora, como caballero le aseguro que...
Me dio un manotazo.
- Una vez me dijiste que no eras ningún caballero- dijo-. Eres un ladrón, y lo que quieres es robar una mirada.- Dio un paso atrás e imitó el gentil movimiento que acababa de hacer yo-. Milord...

Respecto a los paisajes, esta vez nos movemos mucho más. Vivimos por un tiempo en la Universidad y viajamos junto a Kvothe a Severen, nos adentramos en el bosque del Eld y en el lago atemporal de Felurian. 
Conocemos a Tempi, un Adem pálido y silencioso que resulta mucho más humano y amigo que lo que en un principio pudiera parecer; a Marten, experto rastreador de huellas y tirador de arco; Dedan, un guardia de caravana duro de roer; y Hespe, una mercenaria tan ruda como Dedan es gruñón.

Según pasan los capítulos nos trasladamos a Ademre, la tierra de los mercenarios Adem. Allí Kvothe aprenderá a pelear, sacará su carácter a relucir y ganará aún más control sobre su mente dormida. Ha sido de las partes que más me han gustado, rodeado de los Adem y su particular (y por supuesto, más correcto :P) modo de ver el lenguaje, la vida y... el sexo (esos pasajes son tronchantes xD).
El fragmento sobre la mente dormida es maravilloso, mágico y envolvente. Sientes que estás en otra realidad en la que todo es posible. Hasta llamar al viento.

La parte con Felurian también me ha gustado mucho, pero de esa no voy a contaros nada para que la descubráis vosotr@ sol@s :P

Y bien, después de semejante discurso, ¿tenéis ya ganas de leerlo? ^_^

¡Espero vuestros comentarios! :D

Iratxe





4 comentarios:

  1. La verdad es que tal y como la presentas dan verdaderas ganas de leerla... Tendré que apuntármela pues ha picado mi curiosidad. El problema la montaña de libros pendientes que me miran de manera poco amistosa cada vez que cuelo alguno a la lista. Quién tuviera dos vidas, ¡una sola para leer!
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Sigue sin convencerme el libro o no se si es el escritor, me da la sensación que se dedica a escribir historias que no tienen que ver la una con la otra, les pone el mismo protagonista y las une entre si. Quiero decir que no encuentro un hilo argumental para estos libros, más bien me parece una improvisación tras otra. De todas formas este me gustó más que el anterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Yo también tuve esa sensación en algún momento de los dos libros, porque el hilo argumental principal aparece tan poco que da la impresión e que al autor se le ha olvidado. Pero no, ahí está, y yo tengo la esperanza de que en el tercer libro se resuelvan todos los enigmas :)
      ¡Un saludo!

      Eliminar