viernes, 21 de febrero de 2014

"La Declaración" de Gemma Malley



¡¡Hola!!
Es viernes, y como tengo la tarde libre (los viernes no se estudia a no ser que tenga exámenes o algo así, lo tengo por norma general) os traigo la reseña de una novela que leí hace tiempo, con 12 años o así, y que he vuelto a releer porque el otro libro que estaba y estoy leyendo se me estaba haciendo un poco pesado.

Sinopsis

Año 2140,  Inglaterra. La sociedad ha cambiado radicalmente desde que la ciencia inventara los fármacos de la Longevidad, unas pastillas con células madre en su composición capaces de detener el proceso del envejecimiento y alargar la vida de quien las tome eternamente.
Con esta herramienta en su poder, los hombres y mujeres que habitan la Tierra no mueren, lo que  supone que ya no hay sitio para los nuevos seres humanos.
Anna es uno de esos seres humanos que roba a los Legales la comida, la energía, el tiempo. Es una Excedente, hija de dos irresponsables que firmaron la Declaración y consumieron las píldoras de la Longevidad a cambio de no tener hijos nunca, y quebrantaron la ley. Pero eso Anna lo sabe muy bien; al fin y al cabo no deja de repetírselo la señora Pincent, la directora de la residencia para Excedentes Grange Hall.
En un entorno de humillación, palizas y castigos, Anna Conoce su Lugar. Sin embargo, todo eso, todo en lo que ella había creído  amenaza con venirse abajo con la llegada del Peter, otro Excedente de ojos desafiantes e ideas revolucionarias que pondrá su vida del revés.

Opinión

Bueno, tengo muchas cosas que decir de este libro que se me iban ocurriendo mientras lo leía. En primer lugar, y teniendo en cuenta que la autora es licenciada en Filosofía, voy a hablaros del mensaje que proyecta su historia.
Gemma Malley nos sitúa en una sociedad del futuro en la que se divide a la población en dos grandes grupos: los Legales y los Excedentes. Los Legales se dividen a su vez en dos grupos: una gran mayoría firmó la Declaración y por lo tanto les está prohibido tener hijos; también tenemos un cierto porcentaje de gente que se Excluyó de la Declaración y de la toma de fármacos de la Longevidad para poder tener un único hijo.
El mundo está tan superpoblado que los recursos naturales no alcanzan para todos y se reparten cupones de energía en lugar del gasto más o menos libre que existe actualmente; prácticamente nadie puede usar su coche porque resulta demasiado caro.
A simple vista puede parecer una ambientación absolutamente exagerada e irreal, y puede que lo sea, pero… ¿qué pasa en China?
En el mundo de Anna, los niños ilegales no son asesinados (aunque los Cazadores encargados del Problema Excedente no tengan ningún reparo en hacerlo), sino que son enviados a residencias de Excedentes en las que se les enseña a obedecer,  limpiar, planchar, cocinar y servir… además de grabarles a fuego en el cerebro a base de palizas y castigos que no tienen derecho a vivir, que roban el oxígeno a los Legales, que son un garrafal error de la biología… Un claro ejemplo de “la letra con sangre entra”. En resumen, una escalofriante fábula de los que los seres humanos somos capaces de hacernos unos a otros por el poder y, en este caso, la vida eterna.
Un último apunte después de esta chapa, y voy con los otros aspectos de la novela: resulta increíble y nauseabundo que el resto de los ciudadanos de a pie, no los dirigentes sino las personas normales y corrientes, mire para otro lado conociendo la verdad. Y eso, lamentablemente, es muy humano y muy real. No hay más que ver cómo reacciona el mundo ante algunas guerras.

Bien, ahora sí que sí, los personajes.
Me han parecido magistrales (no todos, los padres de Anna son terriblemente “perfectos”, aunque supongo que hay demasiada trama como para que encima ellos dos también tengan problemas). Anna es una chica de 15 años a quien el mensaje de la señora Pincent ha calado más hondo que a nadie. Soporta los castigos convencida de que son lo correcto, pero al mismo tiempo tiene un genio y un orgullo admirables, sobre todo cuando alguien se mete con ella o cuando Peter le rompe los esquemas. Peter, por su parte, es un chico de la misma edad de Anna cuya historia personal no voy a revelaros porque ya se encarga él de contarla, pero si os digo que por fuera parece fuerte, desafiante, irónico y con las ideas muy claras, pero por dentro es un niño con heridas por curar que busca en Anna la amistad (y por supuesto luego el amor, son dos adolescentes ¿qué esperábais? :P) que nunca nadie ha podido darle de verdad. Ambos me han gustado mucho. Margaret Pincent y la señora Sharpe también están muy bien caracterizadas, y tienen hasta una voz propia en indiscutible, cosa muy difícil de lograr (bravo por la autora).  Sheila es otro personaje secundario que también está muy bien “diseñado”; está llena de luces y sombras y  la autora ha conseguido que me caiga realmente mal.


En cuanto a la prosa, tengo un punto negativo. La mayoría del tiempo es culta, arreglada y bastante normal (de novela, que digo yo a veces), pero cada cierto tiempo (más en la primera parte de la novela que al final) introduce expresiones informales que no pegan ni con cola y no me han gustado nada. Si es un narrador que habla de forma culta y bonita, es prosa culta y bonita. Si es un narrador informal, es un narrador informal. 

En cuanto al ritmo, me ha gustado. En realidad apenas pasan 4 meses entre el principio y el final, pero la acción es importante y en algunos momentos hasta trepidante. La verdad es que me mantuvo enganchada casi toda la historia, aunque la última parte me costó un poco más porque aparecen personajes demasiado buenos, amables y estupendos para mi gusto.

Para terminar, diré que no me ha gustado que el narrador se refiera a Anna y a Peter como niños porque ¡¡no lo son!! 15 años son unos cuantos, me parece a mí. Y tampoco me ha gustado que Anna sea la doncella que necesita ser rescatada de la torre y Peter el valeroso e inteligente soldado que va a rescatarla. Vamos a ver, no me molesta que sea Anna la Excedente manipulada y Peter el que le abre los ojos, la autora imaginó así la historia y está bien, pero hay algunos detalles, actitudes y comentarios de los dos protagonistas hacia el final de la novela que no me han gustado nada. Dejan a Anna en demasiado mal lugar y a Peter en demasiado bueno.

En conclusión, un libro que te mantiene pegado a las páginas excepto al final, cuando decae un poco, y con personajes en general interesantes y bien construidos. Tiene segunda parte, creo. Ya os contaré si la leo.

¡¡Pasad buen finde!!

viernes, 14 de febrero de 2014

"La ciudad de los ojos grises" de Félix G. Modroño


¡Hola a todos! Aquí estoy, otro viernes más. Esta vez os traigo la reseña de un libo que terminé hace poquito, ni un mes.


Lo compré en una librería un día de esos que tengo ganas de estar sola y refugiarme en los escondites de tinta que son los libros. Lo elegí porque estaba ambientado en Bilbao que, como algunos ya sabéis por el otro blog, es casi mi ciudad. Y también porque los personajes dicen algunas (la verdad es que bastantes) expresiones en euskera que no es posible encontrar en la mayoría de los libros y que son un guiño a mis orígenes. 

Aunque supongo que para los que no saben vascuence es un poco irritante encontrarse palabras en este idioma sin traducción añadida, igual que me pasó a mí con el sueco en "El códice 632".


Aparte de eso, la descripción de París, Portugalete, Bilbao... me han parecido magníficas. Y la comparación del cielo gris con los ojos de Izarbe me ha resultado una preciosidad y un acierto. Convierte al personaje de Izarbe en una enigmática, melancólica y romántica sombra del pasado, aunque en realidad solo sea así en la mente de Alfredo.



Izarbe es vital, luchadora (me ha encantado que, poniéndose el mundo por montera, dedicara prácticamente todo su tiempo a ayudar a los proletarios y demás desfavorecidos en la incipiente Bizkaia industrial de principios del siglo XX), dulce, valiente, generosa. Y, por lo que describe el autor, una auténtica belleza que encandilaba a todo el que se cruzara en su camino. 

Alfredo, en cambio, es indiferente a las penas y alegrías ajenas. Sumergido en su propio sufrimiento, solo le importa el arte y, tras la muerte de Izarbe, reencontrarse consigo mismo y su pasado y reconciliarse con él. De hecho, si no fuera porque el narrador nos sitúa (y muy bien, por cierto) en los entresijos políticos del momento (1914, año revuelto a causa de la 1º Guerra Mundial y la revolución industrial de la siderurgia en Vizcaya,con las constantes trifulcas entre patrones y trabajadores, las disputas internas dentro del propio Partido Socialista...) no nos enteraríamos apenas de cuál es la realidad social y política que rodea a Alfredo al margen de sus cuitas. La verdad es que no puedo decir que haya sido un personaje con el que haya conectado demasiado.


En cuanto al ritmo, puede resultar un poco lento. No sé si será lo que el autor ha querido expresar, pero me parece que las descripciones del tiempo gris, las calles grises, las gentes grises... dan al conjunto un tono melancólico en el que no tiene cabida una forma trepidante de narrar los hechos que, sin embargo, tampoco suceden tan lentos. Es decir, que no es que no ocurra nada, si no que la forma de narrar y describir del escritor deja un sabor de boca tristón, como si me hubiera llevado de la mano hacia el alma triste del protagonista, que vive en una permanente tregua con la desilusión y el sufrimiento. 

viernes, 7 de febrero de 2014

"El códice 632" de José Rodrigues Dos Santos




Sinopsis:




Tomás Noronha, profesor de Historia de la universidad Nova de Lisboa, es especialista en lenguas antiguas y criptografía. Tras la repentina muerte de un profesor llamado Toscano, el profesor Noronha es reclamado por la American History Foundation para terminar la investigación que había comenzado el difunto. Esa investigación atrapa a Tomás y lo sumerge en un mar de documentos históricos y viajes a distintas ciudades del mundo. El profesor, sin embargo, debe lidiar al mismo tiempo con un matrimonio oxidado y una hija con Síndrome de Down. Esta tormenta sin tregua de acontecimientos le obligará a asomarse al borde de sus propios abismos y a enfrentarse a sí mismo, llevándonos a un desenlace cuando menos sorprendente.



Opinión: 



Encontré este libro cuando paseaba con una amiga por entre las casetas de una feria de libros. Nos deteníamos en cada puesto, sobrevolando con la mirada cada uno de esos maravillosos mundos por descubrir, escondidos tras una tapa que parece decir: qué, ¿te atreves a entrar en mí?

Y entonces lo vi. Llevaba tiempo buscando una narración de historia y aventuras, de documentos antiguos y conspiraciones secretas. Y me dije, esta es mi oportunidad. Así que lo compré, atraída sobre todo por el título, enigmático e inspirador. 
Lo abrí, comencé a leer... y me encontré con una historia que no era lo que yo esperaba, pero me ha gustado mucho. 


Yo esperaba encontrarme con una narración de ritmo trepidante y vertiginoso... Pero la verdad es que ocurre todo lo contrario: el lector entra en un juego de documentos antiguos y verificaciones históricas que, para ser sincera, resulta laborioso de leer

Eso es probablemente lo que menos me ha gustado del libro; unas cuantas veces he tenido que pasar páginas hacia atrás para releer el nombre de algún autor o documento para poder comprender las conclusiones del protagonista y no perder el hilo. 
Otra cosa que tampoco me ha hecho mucha gracia ha sido que, cuando se habla en otro idioma que no sea portugués (ese es el idioma "base" de la novela y está traducido al castellano) el autor no lo traduce, por lo que si no sabes italiano, inglés o sueco, te pierdes lo que dice. Eso me ha irritado un poquito. 


A cambio los personajes están muy logrados, son personas de carne y hueso con carne de papel y sangre de tinta (esa metáfora tan preciosa no es mía, es de Sangre de tinta de Cornelia Funke). Todos tienen sus luces y sus sombras, rasgos que me han hecho cogerles cariño y reír con ellos y rasgos que me han hecho querer tenerles delante para darles un buen par de sopapos por idiotas. 

Por ejemplo, Tomás (el protagonista). No me gustó que iniciara una aventura con la despampanante sueca que aparece una buena mañana en su clase en la universidad. Es posible que yo aún sea muy joven y que, al no llevar casada 20 años con una persona no sepa lo que se siente cuando la rutina y la preocupación continua por hija con Síndrome de Down apagan la pasión, frustran todas las expectativas maternas/paternas que uno pudiera forjarse y generan una situación tan insufrible en casa que uno tiene que buscar una vía de escape en una relación extramatrimonial. Pero los pasajes en los que Tomás rememoraba cómo conoció a Constança, cómo se enamoró de sus pecas y de su cara risueña y soñadora... Los pasajes en los que ella colocaba distintas especies de flores por toda la casa cada día y le contaba a Tomás su significado con una pequeña historia... La conversación telefónica en uno de los viajes de él en la que se aprecia que todavía se aman, todavía les quedan ganas de juguetear el uno con el otro... Me parecieron tan bonitos, tan dulces y románticos que me mosqueé mucho con Tomás cuando inició su aventura. Vale que tenía dificultades, pero huir y traicionar no es forma de solucionar nada. Si acaso destruye, que es lo que le pasó al profesor Noronha. A punto estuvo de fastidiar una de las cosas más hermosas que tenía por su cobardía. Menos mal que, al menos en eso, el autor nos regala un final feliz. 
Y digo menos mal porque la trayectoria con Margarida es de todo punto desgraciada. Solo la alegría e inocencia de la niña consiguen iluminarla. 


No voy a hablar más del final porque, a pesar de lo que ya dije en la primera entrada del blog, no me gustaría arruinarle la lectura a los que no hayan leído el libro. Aunque es probable que lo haya hecho ya en algún momento :S

Únicamente diré que me ha parecido muy acertado y que, a pesar de que algunos de los misterios que van resolviéndose conforme avanza la narración tenían un solución previsible que llevaba imaginando desde el principio, otros muchos me han dejado boquiabierta ( y eso últimamente no es fácil, que cuanto más leo más tiquismiquis me vuelvo jaja).


Respecto a la prosa del autor... Bella. No hay otra palabra para describirlo. 

Enlaza con elegancia los pasajes más didácticos en los que a los profanos se nos cae la baba con todo lo que sabe Tomás y otros personajes que se pasean por las páginas con otros en los que convierte la simple apertura de una caja fuerte en una indiscutible obra de arte. Pasen y vean:
"Aquél les parecía el sonido de una caja recelosa, ansiosa por guardar su secreto con excesivo celo; era el ruido meditativo de una máquina desconfiada, posesiva, enfrentada a un desafío que la obligaba a medir la hipótesis que más temía, la de abrirse como una flor y liberar, a disgusto, el perfume de su misterio. Se les antojaba que esa especie de nicho prefería mantener olvidado su tesoro, encerrado en el silencio, y era ese mudo duelo entre hombre y caja fuerte, entre clave y secreto, entre luz y tinieblas, lo que alimentaba la tensión a media luz en aquella habitación enmohecida."
" A principio, sin embargo, sólo vislumbraron una sombra opaca, una tiniebla espesa e impenetrable; era como si la caja de metal aún se resistiese, recalcitrante, en agonía, prolongando el enigma en un último soplo de vida, ocultándolo bajo el manto de una neblina densa y cargada; les parecía un moribundo porfiadamente aferrado a la vida, esperando contra la esperanza, encubriendo en un rincón oscuro de las entrañas profundas el arcano tesoro que tanto tiempo lo había aislado del mundo, perdido en el tiempo, exiliado de la memoria."


Los escenarios están muy bien descritos, particularmente los pasajes sobre la Quinta da Regaleira me encantaron. El autor también nos lleva a Río de Janeiro, Sevilla, Génova... y por supuesto Lisboa, la patria del protagonista. Eso me ha gustado.

Un detalle que me ha resultado muy curioso pero positivo, porque añade veracidad al relato, es que se mencionan y describen continua y profusamente las comidas que degustan el profesor y sus acompañantes. Se me hacía la boca agua cuando leía uno de esos párrafos jaja.


Por último, el misterio que se va desvelando poquito a poco me ha asombrado; nunca había leído  nada sobre el tema (ni sobre ninguno de los temas sobre los que el profesor habla en sus lecciones en la universidad; ese es otro punto a tener en cuenta, se trata de una novela con aires de reportaje sobre historia y criptografía en ese sentido) y he aprendido mucho.


¿Y bien? ¿Qué os ha parecido mi primera reseña?

lunes, 3 de febrero de 2014

Comenzando

Hola :)

Siempre me ha gustado leer, desde pequeñita. Los libros esconden lugares, personajes, formas de ver la vida... a las que no podría acceder si no leyera. A veces son un refugio, y otras veces una aventura.


Cada vez que leo un libro tengo la sensación de que quiero gritar al viento cómo me ha hecho sentir, qué cosas me han gustado y cuáles no... y de que no encuentro a quién o cómo contarlas. 


Por eso he decidido empezar este blog. Mi intención es dar mi humilde y subjetiva opinión sobre libros que ya he leído y que vaya leyendo, con el objetivo de recomendárselos a quien no los haya leído, y también de crear un espacio donde otra gente que sí que los haya leído pueda compartir su opinión y contrastarla con la mía. 

Por eso el blog se llama como se llama.

Hasta pronto 


Iratxe