lunes, 12 de enero de 2015

Reseña de "Rebeca" de Daphne du Maurier

Hola a tod@s :)

Por fin os traigo la reseña de "Rebeca", una de mis mejores lecturas de este año.


Daphne du Maurier fue una autora británica, nacida en 1907 en el seno de una familia de artistas reconocidos.
Publicó su primera novela en 1931, "The loving spirites". Después vinieron "Jamaica Inn", "Frenchman's Creek" y esta que os presento aquí, "Rebecca".

Es la única obra suya que he leído, pero me ha parecido tan magnífica que no creo que tarde mucho en leer alguna otra.

Como ya os dije en "Las cinco mejores relecturas del 2014", leí esta novela durante mi niñez- adolescencia, por lo que no capté ni la cuarta parte que en esta ocasión.
Me gustó, sí. Pero no tanto como esta vez.

Como siempre, os escribo la sinopsis para que sepáis de qué estoy hablando si nunca habéis oído hablar de esta obra.
Voy a inventármela porque si os dejo la que acabo de encontrar en Internet os arruinaré parte de la magia de la lectura. 

En un hotel de Montecarlo, la dulce e inocente protagonista conoce a Maxim de Winter, un hombre veinte años mayor que ella, increíblemente apuesto y rico, que se hace enseguida con su corazón.
Tras un breve romance, contraen matrimonio y la pareja se traslada a Manderley, la mansión de la familia de Winter. Sin embargo, lo que al principio parece el comienzo de una vida de ensueño, se torna hostil y amenazador cuando nuestra protagonista comprende que, vaya a donde vaya y haga lo que haga, Rebeca siempre regresará de entre los muertos para vencer sobre ella. 
¿O no?

Uno de los grandes motivos por los que el lector sabe que está ante una gran obra nada más abrir el libro es el gran juego que la autora ha creado con los nombres.
El título del libro es "Rebeca". No es "Manderley" (los escenarios son elemento fundamental en esta novela, y la autora se tomó muchas molestias en describirlos como se merecían), o "Maxime de Winter", que al fin y al cabo es otro eje principal.
No.
Tampoco es el nombre de la protagonista.
Es Rebeca. 

Una mujer muerta y enterrada, quien no habla ni respira; no sabemos de ella más de lo que nos cuentan los personajes.
Entonces, ¿por qué es tan importante?

Porque, en el fondo, ella es el eje único alrededor del cual todo encaja y cobra sentido. Todo sucede por algo que tiene que ver con ella.
Era hermosa, educada, brava, inteligente, alegre, se desenvolvía en sociedad como pez en el agua. 
Pero, ¿y si no fuera oro todo lo que reluce?

La protagonista, en cambio, permanece sin nombre desde la primera hasta la última página.
Es su voz la que nos lleva y nos trae de Montecarlo a Manderley, de la casa a la playa... Conocemos sus pensamientos, estamos dentro de su mente. Lo sabemos prácticamente todo de ella.
Todo, excepto algo tan necesario para construir la propia identidad como su nombre. 

La lucha entre ambas mujeres es, en mi opinión, el tema principal de la trama.

La nueva mujer de Maxim es dulce, cándida e inocente. He escogido este fragmento porque me parece que muestra muy bien sus inseguridades:

Hubo una pausa y sentí que la sangre se me agolpaba toda en la cara. Lo que pasaba era que yo tenía demasiados pocos años. Si hubiera sido más vieja, hubiéramos, él y yo, cambiado una mirada y una sonrisa, y la conducta increíble de la vieja señora hubiera creado un vínculo especial entre los dos. Pero lo que ocurrió fue que me sentí avergonzada, y sufrí con esa angustia peculiar de quien es aún muy joven.

A lo largo de la historia la vemos evolucionar, pero mucho más a partir de cierto acontecimiento importante. 
Me he sentido muy identificada con ella, porque fantasea con lo que piensan las personas que la rodean y sobre lo que le ocurrirá en el futuro (y yo también tengo tendencia a hacerlo, desgraciadamente).
Es lo opuesto a Rebeca: torpe, tímida, desgarbada y miedosa.
Pero también es dulce, cariñosa, tierna y, sobre todo, ama con toda su alma a Maxim.

Maxim, por su parte, es un hombre hecho y derecho. Seguro de sí, recto, cumplidor y con un punto irónico y bromista. 
Para él, su nueva esposa es un soplo de aire fresco, totalmente distinta a Rebeca y a todo el entorno adinerado y con clase en el que él ha crecido y del que vive rodeado. 
Adora Manderley, y adora a su nueva esposa. 
Reconozco que no es el personaje masculino más interesante que he conocido mediante la lectura.

Otro personaje sobre el que quería hablaros es Mrs. Danvers.
Ama de llaves de Manderley, fue niñera de Rebeca y la idolatra hasta extremos espeluznantes.
Se pone desde el principio en contra de la recién llegada, recordándole que Rebeca fue y siempre será dueña y señora de Manderley y de Maxim.
Es oscura, retorcida y calculadora. Siempre vigilante, alerta y al acecho. 

Retrocedí hacia la ventana, mientras volvía a apoderarse de mí el antiguo miedo y horror. Mrs. Danvers me atenazó un brazo con sus dedos, y continuó: 

- ¿Por qué no se va? Aquí nadie la quiere. El señor, ni la quiere ni la ha querido nunca. No puede olvidarse de mi señorita. Quiere quedarse otra vez solo en la casa, solo... con ella. La que debiera estar en el panteón es usted, no ella. Usted es la que debiera estar muerta, no la señora de Manderley.

Me empujó hacia la ventana abierta. Se veía abajo la terraza, gris y confusa, bajo el manto blanco de la niebla. 

- Mire ahí abajo- me dijo.- ¿Ve qué fácil sería? ¿Por qué no salta? No le dolería. Se rompería la nuca, y ésa es una muerte muy rápida y buena. No como la del que se ahoga. ¿Por qué no prueba? ¿Por qué no se va?

Mrs. Danvers me ha parecido un personaje interesantísimo, muy complejo y magistralmente perfilado. 

Alguien se despegó del mar de caras; alta, flaca, vestida de negro de pies  a cabeza, de pómulos salientes y grandes ojos hundidos que daban a su cara, blanca como el pergamino, el aspecto de una calavera que coronaba un esqueleto. 

Hay otro personaje más, Jack Favell, que resulta ser mucho más decisivo de lo que al principio parece.
Pero ese os dejo que lo descubráis vosotr@s sol@s :)
Solo os diré que es... repugnante. 

La escritura de Daphne du Maurier es maravillosa, con un ritmo lento y profusas descripciones, pero muy hermosa:

A medida que bajaba el camino hacia el valle los árboles crecían más cerca de nosotros: hayas copudas, de copos blancos, suaves y encantadores, elevaban sus mil ramas a la vez, y otros árboles, cuyos nombres no sabría decir, se nos acercaban tanto, que hubiera podido tocarlos con la mano. Seguimos por el camino, cruzamos un puentecillo que salvaba un arrolluelo, y aquel camino, que apenas lo era, continuó retorciéndose y revolviéndose como una serpentina encantada, penetrando cada vez más hondo en el corazón de la espesura, sin que por parte alguna se viera un claro donde pudiera alzarse una casa.

La narración avanza pausada durante algo más de la primera mitad del libro, hasta que los acontecimientos se precipitan y cuesta muchísimo apartar la vista de las páginas.

Manderley es un lugar mágico... ¿Os animáis a cruzar sus puertas?


Iratxe :)

lunes, 5 de enero de 2015

Las cinco... mejores relecturas de 2014

Un poco tarde, pero he decidido hacer una entrada algo original y que recogiera algunas de mis mejores lecturas de 2014.

La mayoría no las he reseñado porque con los estudios y demás, no me daba tiempo a reseñarlas todas (y aún así he reseñado bastante menos de lo que me gustaría :S )

Vamos con la lista :D

- "Rebeca" de Daphne du Maurier



Lo leí con 13 años (aproximadamente, mis recuerdos son difusos), y al ser tan joven no capté la obra en todo su ser. 
Esta vez, en cambio, Manderley y sus habitantes me han llegado al corazón. 
EDITO: aquí tenéis el enlace a la reseña, escrita con posterioridad a esta entrada.

- "Stardust" de Neil Gailman


Mi edición es bastante más fea que la que os pongo aquí; ya quisiera yo tener esta, la mía tiene las imágenes de la película en la sobrecubierta y eso no me gusta nada de nada.
He leído esta novela ya tres veces.
Y cada vez me gusta más que la anterior.
Es un cuento de hadas distinto a todo lo que he leído hasta ahora, con unos personajes mundiales y muchos toques de humor.

- "El fantasma de Canterville" de Oscar Wilde


Otro cuento que cada vez que lo leo me gusta más. 
Es humorístico y poético, escrito con la prosa elegante  de Oscar Wilde.
Con un final hermoso, se encuentran entre las páginas de esta pequeña obra las críticas veladas del autor hacia la sociedad británica de la época, puestas en boca de la familia de estadounidenses Otis.

- "Kafka y la muñeca viajera" de Jordi Serra i Fabra


Relato tierno donde los haya.
Es una historia preciosa, directa al corazón. 
Os recomiendo de verdad que os toméis un tiempo para saborearla poquito a poco, como se lo merece.

- "El principito" de Antoine de Saint- Exupéry






Sobran las palabras.
Frases memorables que se te clavan en el pecho y en la memoria para acompañarte a dondequiera que vayas, recordándote que lo que parece tan solo un sombrero podría ser una boa que se ha comido un elefante.



Espero que os haya gustado la selección :)
¿Compartimos alguno de ellos?

Contadme ^^

Hasta la próxima ^_^

Iratxe :)