miércoles, 10 de agosto de 2016

Mi opinión sobre: "El tango de la Guardia Vieja" de Arturo Pérez Reverte



Título: "El tango de la Guardia Vieja"
Autor: Arturo Pérez Reverte
Editorial: Alfaguara
Número de páginas: 490
Año de publicación: 2012
Género: Romance, espionaje
Tipo: Libro único


Sinopsis:

"Una pareja de jóvenes apuestos, acuciados por pasiones urgentes como la vida, se mira a los ojos al bailar un tango aún no escrito, en el salón silencioso y desierto de un transatlántico que navega en la noche. Trazando sin saberlo, al moverse abrazados, la rúbrica de un mundo irreal cuyas luces fatigadas empiezan a apagarse para siempre."
Un extraño desafío entre dos músicos, que lleva a uno de ellos a Buenos Aires en 1928; un asunto de espionaje en la Riviera francesa durante la Guerra Civil española; una inquietante partida de ajedrez en el Sorrento de los años sesenta...
El tango de la Guardia Vieja narra con pulso admirable una turbia y apasionada historia de amor, traiciones e intrigas, que se prolonga durante cuatro décadas a través de un siglo convulso y fascinante, entre la luz crepuscular de una época que se extingue.
 

Opinión:
  • ARGUMENTO
Max y Mecha son los protagonistas de esta novela. Se conocen en un trasatlántico rumbo a                 Buenos Aires en 1928, y a partir de ahí comienza su historia de amor y sexo, desamor y olvido, orgullo y traición. 
Esta trama se entremezcla con distintas tramas más reducidas de aventuras y peligros; espionaje y ajedrez de alta competición.
Pero, desde mi punto de vista, el esqueleto de la novela es la historia de amor, y lo demás son episodios secundarios que aportan dinamismo a la lectura y, lo más importante, van conformando a Max y a Mecha como personas y van haciendo que sus caminos se encuentren o se alejen.
  • CRONOLOGÍA
La novela transcurre a caballo entre el presente y el pasado de los protagonistas, centrándose en tres épocas: cuando se conocen en 1928, mientras sucede la Guerra Civil Española en 1937, y en Italia en la década de los 60. 
El autor no nos indica en qué año estamos exactamente, así que hay que adivinarlo por las distintas alusiones que se dan. De todas formas, a mí eso no me ha dificultado la lectura; en cuanto empecé a leer y me familiaricé con los personajes secundarios y los escenarios, enseguida sabía dónde y cuándo estábamos con tan solo leer unas líneas.
El relato salta de un periodo histórico a otro continuamente, sin hacer caso de si es comienzo de capítulo o se está en medio de uno. Esto me ha gustado mucho porque hizo que el ritmo se animara un poco; y no me resultó confuso porque aunque haya un único presente y varios momentos del pasado, estos ocurren en orden cronológico, como si te contaran la historia de atrás hacia delante y de vez en cuando te contaran qué pasa en el presente.
  • PERSONAJES
Les conocemos a los dos tanto en el esplendor de su juventud como en la decrepitud de su vejez. Esta doble perspectiva es una de las cosas que más me gusta de este libro, porque aporta muchísimo realismo a los personajes. No es que sean de determinada manera, sino que a los 25 eran así, como les pasó aquello 10 años más tarde se comportan más de esta otra manera, y treinta años después ha vuelto a haber cambios en su aspecto y forma de pensar, sentir y comportarse que, como conocemos su pasado, podemos comprender. 

Max joven es arrebatadoramente guapo, elegante, una fiera atrayendo a las mujeres y aprovechándose de ellas para sobrevivir. Es muy despierto e inteligente y parece un cazador en la selva; siempre atento para atacar pero también para evitar que le ataquen a él. Sus orígenes son humildes y esa es la forma que él ha elegido para ganarse la vida que le gusta vivir; se comporta de forma egoísta pero no por maldad, sino por necesidad. Trabaja solo.
Max viejo, en cambio, está cansado. Agotado. No es ya ni una sombra de lo que fue. Tiene arrugas en la piel y en el alma, un profundo desencanto a sus espaldas porque el mundo que él eligió, el que le gustaba y en el que sabía moverse, pereció con las Guerras Mundiales y ya nada queda de él. Ahora solo le quedan subsistir en una sociedad cuyas reglas no comprende y que no comprende las suyas.

"-¿Quién fue ella?
- ¿Ella?
- Sí. La amante que te enseñó a bailar el tango.
- ¿Por qué supones que fue una amante, y no una profesora de baile?
- Hay cosas obvias.... Maneras de bailar."

Mecha joven también es muy bella, segura de sí misma, orgullosa y elegante como una pantera. Está casada con el músico Armando de Troeye cuando se encuentra con Max por primera vez. Dama de alta cuna, lo hace todo con una pasión inusual en alguien de su clase en aquella época; el amor, el sexo, el desprecio. Su forma de hacer el amor es brutal, violenta, turbia. Y arrastra a Max. 
Mecha vieja también ha cambiado. Su piel, su pelo, su energía... todo eso se ha marchitado. Se lo llevó el tiempo. Pero sigue siendo una pantera. 

- Estoy seguro de que es capaz de imaginar la música
Ella dejó caer otra vez la ceniza al suelo
- Es usted un hombre atrevido
- ¿Podría hacerlo?
Ahora le llegó a la mujer el turno de sonreír, un punto desafiante.
-Claro que podría- dejó escapar una bocanada de humo-. Soy esposa de un compositor, recuerde. Tengo música en la cabeza. 


  • RITMO
Pausado, como un plato cocido a fuego lento. Escrito para paladear cada palabra y cada suceso narrado, para reflexionar y para contemplar. Para disfrutar solo con la forma de escribir del autor.
Ya he dicho antes que el cambio de presente a pasado y viceversa y los sucesos aventureros le dan un poco de movimiento al relato. También creo que son un contrapunto muy bueno para la intensidad y la lentitud de la historia de amor y la descripción de los personajes, porque contribuyeron a que no me cansara de la trama principal; de alguna forma le quitan un poco de peso a la historia de Mecha y Max y con eso también se lo quitan a la lectura, haciendo que sea amena en ciertos momentos.
  • ESCRITURA
Yo soy de esas personas que se podría pasar la vida entera leyendo a este hombre. Su forma de contar me atrapa, me absorbe, me envuelve. Me encanta. 
He leído varias obras suyas y esta novela no es una excepción; de hecho es una de las que más disfruto leyendo, probablemente porque es la historia en la que más se ha detenido en describir emociones. 
También tengo que decir que las escenas de sexo con brutales. Es una de las cosas que más me gustan de este libro. Son intensas, oscuras, apasionadas. Están contadas de forma muy delicada y elegante, pero lo que cuentan no es elegante en absoluto.

Conclusión: Tuve que leer esta novela dos veces para comprenderla realmente, porque era demasiado pequeña cuando la leí por primera vez. Es una historia preciosa, dura, triste, humana. Contada como solo Pérez Reverte puede hacerlo. Una novela a fuego lento, para paladear, contemplar y comprender. 
Creo que si se lee en un buen momento puede convertirse en una gran lectura, pero también creo que hay que encontrar el momento vital apropiado para disfrutarla de verdad porque no es una novela al uso y no tiene un ritmo que enganche o sea fácil de leer.


¿Qué os ha parecido la novela? ¿Os llama? ¿La habéis leído?

Un saludo y nos vemos en la siguiente entrada :)