viernes, 18 de abril de 2014

"Mal de amores", de Ángeles Mastretta

¡¡Hola a todos!!

Después de unos cuantos días en los que no he dado señales de vida, aquí estoy de nuevo con una novela de amor que tengo leída desde hace bastante tiempo, pero que no encontraba el momento de reseñar.  


Aquí os dejo una sinopsis "made in Iratxe", porque no tengo aquí mismo la contraportada a mano:

Finales del siglo XIX y comienzos del XX. Puebla, México.
Diego Sauri y Josefa Veytia son los progenitores de Emilia, la vedadera protagonista de esta novela.
Emilia ama desde siempre a Daniel Cuenca, un muchacho intrépido, temerario y amigo de las emociones fuertes. Luchador incansable por su patria y sus ideales en los tiempos de la Guerra Civil, Daniel se aleja multitud de veces de Emilia para luchar en el frente o en la clandestinidad.
Pero ella se rompe por dentro cada vez que él la abandona, y acaba buscando consuelo en alguien que comparte una pasión por la Medicina que Daniel jamás comprenderá: el doctor Antonio Zavalza.
Respetuoso, tranquilo, paciente y profundamente enamorado de ella, Zavalza es el oasis de paz que sana las heridas de Emilia.
Pero Daniel regresa una y  otra vez para reclamar lo que sabe suyo, el corazón y el cuerpo de Emilia, revolviéndole los demonios interiores a la muchacha alrededor de la cual gira la historia.

Bueno, comencemos con la opinión :)

Lo primero de todo, me ha encantado.

Se trata de una historia que gira alrededor de Emilia y Daniel y, más adelante, Antonio.
Sin embargo, la autora concede muchísima importancia a los mayores de Emilia, hasta el punto que más que personajes secundarios parecen principales, sobre todo al principio de la historia.

Eso sí que lo tengo que comentar como un punto en contra: realmente, la protagonista y hacia quien dirigimos toda nuestra atención es Emilia.
A pesar de ello, el libro comienza con la infancia de Diego Sauri, sigue con su vida adulta hasta que conoce a Josefa Veytia, y nos narra muchas de sus vicisitudes matrimoniales hasta que, tras haber perdido la esperanza, Josefa da luz a Emilia.
Después acompañamos a Emilia a lo largo de su infancia y adolescencia, hasta que se hace lo suficientemente mayor como para sentir amor carnal por Daniel, y "empieza el movimiento".

Por un lado, esto tiene su parte positiva, porque nos permite conocer muy bien psicológicamente a Emilia y sus orígenes, cómo la han educado y por qué.
Pero por otro lado, a mí se me hizo un poco pesado porque abrí el libro con la idea de sumergirme en una vibrante historia de amor y ardía en deseos de que "pasaran cosas".
Pero bueno, estaos tranquilos que de la que empiezan a pasar no paran :)

Otro de los puntos controvertidos en cuanto si me ha gustado o no es lo ampliamente que se extiende la autora a la hora de explicarnos la política del momento, ya sea como narrador o en boca del matrimonio Sauri, la hermana de Josefa Milagros o los amigos comunes con los que se reúnen para, precisamente, hablar de política.
Estamos en las mismas, es muy interesante y probablemente si hubiera sido omitido no nos enteraríamos de por qué Daniel debe marcharse a combatir día sí y día también, pero resulta un tanto cargante cuando estás ansiando las escenas amorosas.

Dicho esto, vamos con los personajes:

Emilia Sauri:
Mexicana de pura cepa, morena de piel, de pelo y de alma, sus cabellos son largos y rizados y tiene un carácter orgulloso, indomable e independiente.
Educada por su padre el boticario Diego Sauri en la idea de que las mujeres son mucho más listas que los hombres, resulta apasionante la oposición continua que presenta ante Daniel cuando éste pretende decidir el destino de ambos sin consultarle.
Eso es algo que me ha encantado de ella.
Además, es lista como el hambre, más curiosa que nadie y, aquí viene la cualidad estrella siendo yo estudiante de Medicina... ¡¡quiere ser médico!!
Y lo consigue, vaya si lo consigue. 
Aprende todo lo que puede de su padre y sus libros, absorbe como una esponja lo que Zavalza le enseña, va a la universidad en Estados Unidos... Es apasionada, vivaz, pura energía.
Un bravo por Emilia.
P.D. Algunas de sus ocurrencias infantiles en las escenas de su niñez son desternillantes, sobre todo una que tiene que ver con una rata.

Daniel Cuenca:
Emilia le ama con toda su alma, y yo lo comprendía y hasta compartía... hasta que empezaron a llegar los comentarios tipo "tú eres mía", no permitir a Emilia decidir sobre su propia vida... Cosas que no apruebo en condiciones normales, pero si encima las expresa un personaje tan caradura como para abandonar a la mujer que le ama sin previo aviso ni decir cuándo volverá, una vez y otra vez y otra más... Pues qué queréis que os diga, que estoy un poco cabreada con Daniel Cuenca.
Hubo momentos en los que incluso llegué a pensar que qué demonios hacía una mujer como Emilia con un hombre como él.
Pero el amor es el amor, ¿no?

Antonio Zavalza:
Tan buenazo que cuesta creer que exista de verdad.
Es capaz de esperar a Emilia mientras ella se debate entre Daniel y él, y amarla y compartir su vida junto a ella aún sabiendo que ella ama a Daniel y que sigue viéndose con él.
No sé si yo aceptaría unas condiciones así.., pero él lo hace, y eso es un bálsamo para Emilia.

Diego Sauri y Joseja Veytia son los progenitores de Emilia; un matrimonio fuerte como el que más, con una historia de amor dulce y tierna donde las haya detrás. Y junto a ellos encontramos a Milagros Veytia, la hermana de Josefa.
Educan a Emilia en el amor, respeto... y el libre albedrío de pensamiento y conducta. Se niegan a que su hija crezca adaptándose a la apretada cuadrícula de tradición de los colegios de monjas, la alientan a que sea libre, valiente, exigente con la vida. Que no se conforme con lo agradable cuando puede tener lo apasionante. Le dan alas.

Y bueno, dejo de hablar ya de los personajes que estoy redactando una reseña más larga que un día sin pan jajaja

Un punto que no quiero dejarme en el tintero es la prosa de la autora: me ha gustado mucho, y tiene algunas frases y párrafos geniales e inolvidables, pero es castellano mexicano, no el neutro al que estamos acostumbrados.
Eso implica que hay palabras que no conocía y que me ha costado leerlo un poquito más que de costumbre.
Pero me alegro, estas piedras en el camino la enriquecen a una como lectora :)

No voy a resumiros lo que les ocurre a nuestros tres enamorados porque eso lo tenéis que ir descubriendo vosotros :)
Solo os diré que, a pesar de que el ritmo pueda resultar un poco lento al principio y el lenguaje cueste un poquito descifrarlo, la novela merece la pena porque ofrece una forma de ver el amor única y especial, que obliga al lector a replantearse lo que daba por sentado y le deja con el buen sabor de boca de que los finales felices pueden ser reales y de que hay gente buena en el mundo.

Espero que os animéis a leerlo, y luego me contáis lo que os ha parecido :)

¡Que paséis unas buena vacaciones de Semana Santa!

Iratxe :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario