viernes, 3 de octubre de 2014

"Stitches. Una infancia muda" de David Small



Esta es mi primera incursión en la novela gráfica, y desde luego ha valido la pena.

He tenido que extraer del blanco y negro de David Small lo que normalmente exprimo de las palabras.
Su trazo es realista y preciso, y las escenas reflejan la lugrubidad de esta historia. Son oscuras, aterradores y deprimentes.

David Small nos cuenta su historia; esta novela es una autobiografía. 

Nos situamos en el Detroit actual, en un barrio oscuro y solitario. 
Conocemos a David, un niño de 6 años que vive con sus padres y su hermano mayor. Su padre es un radiólogo que fuma en pipa, su hermano aporrea la batería y su madre tose y hace ruido en la cocina. David, en cambio, se pone enfermo. Ese es su lenguaje.

Rodeado de unos padres que no le quieren y un hermano indiferente, David crece padeciendo toda clase de desprecios, descuidos y engaños. Insultos velados, auténtico maltrato psicológico. 
Es increíble cómo el autor nos transmite tanto con sus dibujos y algunas intervenciones.


He sentido ira, he sentido horror, he sentido pena y he sentido admiración. 

Si no lo habéis leído, os recomiendo que lo hagáis. Vale la pena leerlo hasta el final y quedarse con el mensaje.


No hay comentarios:

Publicar un comentario