jueves, 27 de julio de 2017

"Instrumental" de James Rhodes: Directo, estremecedor y necesario

Título: "Instrumental; memorias de música, medicina y locura"
Autor: James Rhodes
Editorial: Blackie Books
Año de publicación:2014
Número de páginas: 279
Género: Autobiografía
Ilustración de la cubierta: David de las Heras



Se dicen muchas cosas sobre este libro.

Yo oí hablar de él por primera vez en este vídeo del canal de "Los libros de María Antonieta", y todo lo que leí a partir de ahí no hizo sino incrementar mis ganas de hacerme con él y devorarlo.

Y es lo que he hecho.

Lo compré y lo he subrayado mientras lo leía.

Porque este libro es una bomba emocional con muchísimas joyas dentro que merece la pena resaltar y recordar.

Me violaron a los seis años.
Me internaron en un psiquiátrico. 
Fui drogadicto y alcohólico.
Me intenté suicidar cinco veces.
Perdí la custodia de mi hijo.

Pero no voy a hablar de eso.
Voy a hablar de música. 
Porque Bach me salvó la vida.
Y yo amo la vida. 

James Rhodes (Twitter e Instagram, y esta es su página web) es actualmente un concertista de piano británico que escribe libros y artículos y quiere revolucionar la forma de concebir la música clásica.

También fue violado a los seis años.

Y todo, desde las violaciones pasando por todas las tremendas secuelas (tanto físicas como psicológicas y psquiátricas) hasta llegar al punto de equilibrio consigo mismo y con el mundo en el que se encuentra ahora, lo cuenta en esta autobiografía.

Sin tapujos, sin intentar ser políticamente correcto, sin emplear eufemismos ni ahorrarse palabras o expresiones malsonantes.

Es un relato brutal sobre el dolor, la autodestrucción, el egocentrismo, el victimismo... y la música. Mucha música. Muchísima música.

La música como pasión, como obsesión, como bote salvavidas, como medio de vida, como puente creativo que permite curar las heridas y llegar a la belleza, la esperanza y la plenitud desde el dolor.

Grigory Sokolov, mi hérore, que es el mejor pianista vivo sin duda alguna. Posiblemente el mejor de todos los tiempos. Un hombre que consigue una y otra vez, al pulsar las teclas del piano, meterse en tu alma, sacar todo lo que hay en ella, agitarlo, darle lustre, llevarlo de paseo y después volver a meterlo de una forma que encaja un poco mejor.

Soy una persona muy introspectiva y todo el proceso emocional y psicológico que James Rhodes ha recorrido me ha llegado muy dentro. Ha arrojado luz y me ha ayudado a comprender, me ha reafirmado lo que ya sospechaba y me ha dado esperanza. Mucha esperanza.

La música cura. Los libros curan. Las personas curan. El amor cura. La meditación cura. 
La creatividad te puede salvar.

Hay esperanza.